- Actualidad del mercado

La ralentización del turismo y sus consecuencias

La ralentización del turismo
y sus consecuencias

Como ya hemos contado en post anteriores, como este de la estabilización del sector, en España estamos sufriendo una caída en la llegada de turistas, un descenso del gasto y del número de noches de ocupación. Esto refleja un cambio en la tendencia del sector, que en 2007 batió el récord con 82 millones de llegadas.

 

 

En julio se ha producido la mayor caída de llegadas desde hace 8 años”

 
 

Desde Enero las visitas de los extranjeros apenas crecieron un 0.3% y en verano, que se esperaba un repunte de las llegadas, el descenso ha sido más fuerte. Cabe destacar que en julio se ha producido la mayor caída de llegadas desde hace 8 años, lo que hace que se refuercen los temores de que el cierre de año en el sector sea con un crecimiento nulo o negativo.

 

“Si lo sumamos todo y lo mezclamos, el resultado es desaceleración”

 
 
 

Como mencionábamos en el post ‘Tourists go home’ no hay una única causa para este frenazo. La recuperación de países competidores, las buenas condiciones meteorológicas en países del norte, la inestabilidad política de Cataluña, las protestas por el turismo…Si sumamos todo esto y lo mezclamos, el resultado es desaceleración. Esto no quiere decir que el sector esté hundido, si no que se vuelve a cifras moderadas.

El turismo ha sido uno de los motores de la recuperación económica tras la fuerte crisis, por eso esta caída es preocupante ya que más de 2.6 millones de trabajadores dependen de este sector. Una caída fuerte del sector podría tener consecuencias preocupantes.

 

“La ralentización del turismo requiere reformas enfocadas más allá de conseguir volumen de turistas”

 

 

Para afrontar la caída, algunos empresarios han optado por la bajada de precios para atraer turistas, sin esta medida la caída de turistas podría haber sido mayor. Sin embrago, esta medida es perjudicial ya que los márgenes de beneficio son menores lo que reducirá la inversión de cara al futuro.

Además, los turoperadores están volviendo a colocar destinos como Turquía en sus catálogos, con unos precios hasta un 50% más bajos que antes.

Esta ralentización del turismo con la que vamos a cerrar el 2018 y con la que nos enfrentaremos en 2019, requiere reformas que se enfoquen más allá del volumen de turistas. Hay que buscar la solución en el tipo de turista más que en el número. Es decir, buscar el enfoque para atraer a los turistas que más gastan en el destino, por ejemplo, no es lo mismo un turista británico que gasta una media de 88€ al día que un ruso que gasta una media de 116€.

Además de crecer en gasto, otras medidas para fomentar el crecimiento son implantar la tecnología y homogeneizar la regulación del Alquiler Vacacional. No trabajar estos puntos puede acabar siendo un lastre para el crecimiento económico y para la creación de empleo.